jueves, 22 de marzo de 2012

Vertiente del río Dilar y Los Alayos

Una vez más hemos encaminados nuestros pasos hacia esa zona de sierra nevada, tan especial y tan diferente que es la vertiente del rio Dilar y Los Alayos, sus barrancos dolomítico, sus dunas y su suelo cargado de carbonatos de  calcio y magnesio hacen que solo algunas especies de plantas adaptadas a este entorno puedan prosperar y vivir en ellos y en este entorno tan agreste y duro hemos desarrollado nuestra ruta de este domingo.


Un nutrido grupo de compañeros hemos viajado en el autobús que nos ha acercado a Cumbres Verdes, para iniciar una marcha que nos ha llevado primero al Mirador de los Alayos

 desde aquí siguiendo la senda que parte de este punto subir primero a la toma del canal de La Espartera
después de atravesar el rio Dilar ,que por cierto baja con muy poco agua , nada que ver con el caudaloso arroyo que encontramos el año pasado, nos hemos dirigido en una casi interminable subida a través de un frondoso bosque, al Collado del Pino
 donde hemos podido contemplar unas fantásticas vista de los tresmiles más meridionales Sierra Nevada, aunque la sequia que padecemos este año les reste un punto de espectacularidad por la escasez de nieve no por ello dejan de impresionarnos.
 Girando la vista  para mirar la senda que traemos, podemos contemplar al fondo El Trevenque  llamado ,el rey de la media montaña granadina tan inhiesto y orgulloso en su soledad, parece retarnos en la lejanía .
 Mirando hacia la vertiente del rio Durcal podemos ver Los Gallos,
 ya iniciando de nuevo la marcha seguimos por el sendero que recorre todos los Alayos, sendero muy deteriorado por la erosión del suelo lo que nos hace en mas de una ocasión, temer por nuestra integridad física,
 luego de bordear Los Castillejos  y el Corazón de la Sandía ascendemos a Picacho Alto,  

 lugar escogido para hacer un alto y reponer fuerzas .
 Son poco mas de las dos y madia de la tarde cuando iniciamos la bajada hacia la localidad de Dilar, nos dirigimos primero al Collado de La Mala Mujer
 a unos doscientos metros para llegar nos desviamos por la rambla del barranco Poca Leña para llegar al pinar y bajar por la Cuesta Blanca a la ermita de Dilar
 el día ha sido caluroso y la fuente que encontramos en este paraje , sacia  la sed y nos limpia la garganta del polvo que hemos tragado en el secarral de los Alayos

poco nos falta y en animada charla llegamos a Dilar, aun tenemos tiempo mientras esperamos al autobús de línea, de tomar una cervecita en el restaurante “Las Mimbres” por otra parte bien ganada, la ruta ha sido de cerca de veinticuatro kilómetros y unos mil cincuenta metros de subida acumulada . Misión cumplida por hoy y ya estamos pensando en la próxima salida. Nos vemos. Hasta siempre.

TEXTO Y FOTOS: ANTONIO CORTÉS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada